Utiliza una cisterna para recolectar agua de lluvia

En la actualidad, la escasez de agua es un problema creciente en muchas partes del mundo. La sobreexplotación de los recursos hídricos y el cambio climático están afectando nuestra capacidad para acceder a agua limpia y potable. En este contexto, utilizar una cisterna para recolectar agua de lluvia se ha convertido en una solución cada vez más popular y efectiva.

¿Qué es una cisterna?

Una cisterna es un sistema de recolección y almacenamiento de agua de lluvia. Consiste en un tanque o contenedor diseñado para capturar y guardar agua de las precipitaciones. Este agua se recoge a través de canalones y tuberías conectadas al techo de una estructura o a una superficie adecuada para la recolección. Una vez almacenada, el agua de lluvia puede ser utilizada para una variedad de usos, como el riego de jardines, la limpieza de pisos y vehículos, o incluso para el consumo humano con el tratamiento adecuado.

¿Por qué utilizar una cisterna?

Hay varias razones por las que utilizar una cisterna para recolectar agua de lluvia es una opción inteligente y sostenible. En primer lugar, al recolectar y utilizar agua de lluvia, estamos reduciendo nuestra dependencia de fuentes de agua convencionales, como los suministros municipales o los pozos subterráneos. Esto ayuda a aliviar la presión sobre estos recursos escasos y a preservarlos para otros usos prioritarios.

Además, la recolección de agua de lluvia es una excelente manera de ahorrar dinero. Al utilizar el agua recolectada en lugar de agua potable para actividades diarias, como el riego de plantas o el lavado de ropa, estamos reduciendo nuestra factura de agua. Con el aumento de las tarifas del agua, esto puede suponer un ahorro significativo a largo plazo.

¿Cómo funciona una cisterna?

El funcionamiento de una cisterna es relativamente sencillo. El agua de lluvia se recoge a través de los canalones del techo y se dirige a un sistema de filtración que elimina las impurezas y los sedimentos presentes en el agua. Esta filtración puede ser realizada por medios mecánicos, como filtros de malla o sistemas de sedimentación, o mediante procesos químicos, como la desinfección con cloro o el uso de rayos ultravioleta.

Una vez filtrada, el agua de lluvia se almacena en el tanque de la cisterna. Estos tanques suelen estar fabricados en materiales duraderos y resistentes, como el polietileno de alta densidad o el acero inoxidable, para garantizar la calidad del agua almacenada y evitar la contaminación. Algunas cisternas también cuentan con sistemas de control de nivel que regulan automáticamente el suministro de agua en función de la demanda estimada.

Beneficios de utilizar una cisterna para recolectar agua de lluvia

Utilizar una cisterna para recolectar agua de lluvia tiene una serie de beneficios tanto para el medio ambiente como para el usuario. A continuación, analizaremos algunos de los más importantes:

Ahorro de agua y reducción de la demanda

Uno de los mayores beneficios de utilizar una cisterna es el ahorro de agua. Al recolectar y utilizar agua de lluvia para actividades diarias, como el riego de plantas o el lavado de vehículos, estamos reduciendo la demanda de agua potable. Esto es especialmente importante en áreas donde el suministro de agua es limitado o costoso.

Además, el uso de una cisterna para el riego de jardines y cultivos puede resultar en ahorros significativos de agua en comparación con los sistemas convencionales de riego. La eficiencia de estos sistemas se basa en la capacidad de almacenar el agua de lluvia durante períodos de baja precipitación y utilizarla cuando sea necesario.

Beneficios ambientales

Utilizar una cisterna para recolectar agua de lluvia también tiene beneficios ambientales importantes. Al reducir la demanda de agua potable, estamos disminuyendo la presión sobre los ecosistemas acuáticos y los recursos hídricos subterráneos. Esto ayuda a conservar la biodiversidad y a mantener un equilibrio natural en los ecosistemas acuáticos locales.

Además, la recolección de agua de lluvia puede ayudar a reducir la erosión del suelo y mejorar la calidad de los cuerpos de agua cercanos. Al recolectar el agua antes de que alcance el suelo, evitamos que se lleve consigo los sedimentos y productos químicos presentes en la superficie. Esto reduce la carga de contaminantes que llegan a los ríos, lagos y acuíferos, y ayuda a mantener un entorno más limpio y saludable.

Autosuficiencia y resiliencia

Otro beneficio importante de utilizar una cisterna es la capacidad de ser más autosuficiente y resiliente en términos de abastecimiento de agua. Al tener un sistema de recolección y almacenamiento propio, no dependemos completamente de los servicios municipales de suministro de agua. Esto puede ser especialmente útil en situaciones de emergencia o durante períodos de sequía prolongada.

Además, al tener un suministro de agua alternativo, podemos garantizar una mayor seguridad alimentaria al poder regar nuestros cultivos durante períodos de sequía o racionamiento de agua. Esto nos permite mantener la productividad y minimizar las pérdidas económicas asociadas con la escasez de agua.

Tipo de cisternas

Existen diferentes tipos de cisternas, adaptadas a las necesidades y condiciones específicas de cada usuario. A continuación, mencionaremos algunos de los tipos más comunes:

Cisternas sobre tierra

Las cisternas sobre tierra son las más comunes y fáciles de instalar. Consisten en tanques de almacenamiento que se colocan en la superficie del suelo o se entierran parcialmente. Estos tanques suelen tener capacidades variables, desde unos pocos cientos de litros hasta varios miles de litros, y están disponibles en una amplia gama de formas y materiales.

La principal ventaja de las cisternas sobre tierra es su accesibilidad y facilidad de mantenimiento. Al estar ubicadas en la superficie, es más fácil vigilar el nivel de agua y realizar cualquier reparación o limpieza necesaria. Además, si el espacio es limitado, estas cisternas pueden ser una opción más conveniente debido a su menor requerimiento de excavación y preparación del terreno.

Cisternas subterráneas

Las cisternas subterráneas son una opción ideal para aquellos que deseen maximizar el espacio disponible o prefieran tener un aspecto más estético en su jardín o patio. Estos tanques se instalan completamente debajo del suelo y se conectan a los canalones del techo a través de tuberías enterradas.

Una de las ventajas de las cisternas subterráneas es que aprovechan el espacio no utilizado en el jardín o patio. Esto significa que no ocupan espacio adicional y no interfieren con la estética del área. Además, al estar enterradas, estas cisternas proporcionan una mejor protección contra factores externos, como la luz solar y las temperaturas extremas, que podrían afectar la calidad del agua almacenada.

Cisternas modulares

Las cisternas modulares son una opción versátil y escalable para aquellos que necesitan un sistema de recolección de agua de mayor capacidad. Estos sistemas están compuestos por múltiples módulos que se pueden conectar entre sí para aumentar la capacidad total de almacenamiento.


Una de las ventajas de las cisternas modulares es su flexibilidad. Los módulos se pueden agregar o quitar según las necesidades del usuario, lo que permite adaptar el sistema a medida que cambian las condiciones o los requerimientos de agua. Además, estos sistemas suelen ser fáciles de transportar y de instalar, ya que los módulos individuales son más livianos y manejables que los tanques de almacenamiento tradicionales.

Cisternas portátiles

Las cisternas portátiles son una opción conveniente para aquellos que necesitan un suministro de agua temporal o que desean tener la capacidad de transportar agua recolectada de un lugar a otro. Estos sistemas suelen estar fabricados en materiales flexibles y resistentes, como el PVC o el polietileno, y tienen capacidades más pequeñas en comparación con las cisternas permanentes.

La principal ventaja de las cisternas portátiles es su movilidad y facilidad de uso. Pueden ser transportadas de un lugar a otro según sea necesario, lo que las hace ideales para actividades al aire libre, como acampar o trabajar en sitios de construcción temporales. Además, estas cisternas suelen ser más económicas en comparación con las opciones permanentes, lo que las convierte en una opción atractiva para aquellos con un presupuesto limitado.

Consideraciones importantes al utilizar una cisterna

Si estás considerando utilizar una cisterna para recolectar agua de lluvia, es importante tener en cuenta algunas consideraciones clave para garantizar su eficacia y seguridad:

Calidad del agua

Antes de utilizar el agua de lluvia recolectada, es importante asegurarse de que cumpla con los estándares de calidad necesarios para el uso previsto. Si bien el agua de lluvia en sí misma es relativamente limpia, puede estar contaminada con impurezas y contaminantes presentes en el aire y en las superficies de recolección, como el polvo, los residuos de aves o los productos químicos.

Para garantizar un agua de buena calidad, se recomienda utilizar sistemas de filtración adecuados y realizar pruebas periódicas para verificar su idoneidad para el uso previsto. Además, si planeas utilizar el agua de lluvia para el consumo humano, deberás asegurarte de cumplir con las regulaciones y estándares de potabilidad de tu área.

Mantenimiento y limpieza

Las cisternas requieren un mantenimiento regular y una limpieza adecuada para garantizar su correcto funcionamiento y la calidad del agua almacenada. Durante el mantenimiento, es importante revisar las conexiones y asegurarse de que no haya fugas o filtraciones. También es necesario limpiar los filtros y las tuberías para evitar obstrucciones.

La periodicidad del mantenimiento y la limpieza dependerá de varios factores, como la ubicación, la calidad del agua de lluvia y la capacidad de la cisterna. Se recomienda seguir las recomendaciones del fabricante y realizar inspecciones regulares para asegurarse de que todo esté en buenas condiciones y funcionando correctamente.

Regulaciones y permisos

Antes de instalar una cisterna en tu propiedad, es importante asegurarse de cumplir con las regulaciones locales y obtener los permisos necesarios. Las reglamentaciones sobre el uso de cisternas pueden variar según la ubicación y es posible que se requieran permisos específicos para la instalación y el uso del sistema de recolección de agua de lluvia.

Es recomendable consultar a las autoridades locales o a un profesional en sistemas de recolección de agua de lluvia para obtener información precisa sobre las regulaciones y los permisos aplicables a tu área. Esto te ayudará a evitar cualquier problema o multa relacionada con la instalación y el uso de la cisterna.

Usos permitidos

Antes de utilizar el agua de lluvia recolectada, es importante conocer los usos permitidos según las regulaciones locales. En algunos casos, puede haber restricciones en cuanto al uso de agua de lluvia recolectada para determinadas actividades, como el consumo humano o el riego de cultivos destinados a la alimentación humana.

Es fundamental respetar las regulaciones y utilizar el agua de lluvia recolectada de acuerdo con los usos permitidos. Esto es especialmente importante cuando se trata de actividades que involucran la salud y seguridad de las personas, como la preparación de alimentos o la limpieza en establecimientos comerciales.

Preguntas frecuentes sobre el uso de cisternas para recolección de agua de lluvia

1. ¿Puedo utilizar una cisterna para recolectar agua de lluvia en cualquier tipo de clima?

Si bien las cisternas pueden ser utilizadas en la mayoría de los climas, es importante considerar la cantidad de precipitaciones y el patrón de lluvias en tu área. En regiones con sequías prolongadas o donde las precipitaciones son muy escasas, puede resultar difícil recolectar una cantidad significativa de agua de lluvia para cubrir tus necesidades.

2. ¿Cuánto espacio necesito para instalar una cisterna?

El espacio necesario para instalar una cisterna dependerá del tipo y tamaño del sistema que elijas. Las cisternas sobre tierra suelen requerir menos espacio en comparación con las cisternas subterráneas, ya que no requieren excavación adicional. Si el espacio es limitado, puedes optar por una cisterna modular que se puede adaptar a tus necesidades específicas.

3. ¿Qué tan eficientes son las cisternas para recolectar agua de lluvia?

La eficiencia de una cisterna para recolectar agua de lluvia dependerá de varios factores, como el área de recolección, la capacidad de almacenamiento y la calidad del agua para el uso previsto. En general, las cisternas pueden ser una opción muy eficiente para ahorrar agua y reducir la dependencia de suministros convencionales.

4. ¿Puedo utilizar el agua de lluvia recolectada para beber o cocinar?

Si planeas utilizar el agua de lluvia recolectada para el consumo humano, es importante asegurarte de cumplir con las regulaciones y estándares de potabilidad de tu área. Esto puede implicar la instalación de sistemas de filtración y desinfección adicionales para garantizar la calidad del agua.

5. ¿Qué tan costosas son las cisternas para recolectar agua de lluvia?

El costo de una cisterna para recolectar agua de lluvia dependerá del tipo y tamaño del sistema que elijas, así como de la complejidad de la instalación. En general, las cisternas sobre tierra suelen ser más económicas y fáciles de instalar en comparación con las cisternas subterráneas o modulares.

6. ¿Puedo utilizar una cisterna para recolectar agua de lluvia en un área urbana?

En muchos casos, las cisternas para recolectar agua de lluvia son perfectamente utilizables en áreas urbanas. Sin embargo, es posible que se requieran permisos y que existan regul